sábado, 14 de diciembre de 2013

Capítulo 2

- Vamos a ver... Fiona... ¿Nos vas a contar algo sobre cómo te va el romance? ¿Encajáis? Ya sabes lo cotillas que somos... Tú ya  me entiendes… - preguntó curiosa Rose mientras le daba un leve codazo de complicidad a su amiga.


- ¿Acaso no te has dado cuenta de que lo tengo en el bote desde siempre?... Lo que no encaja entre nosotros es que es algo tímido... ¡Todo lo contrario a mí! – comentó Fiona riéndose y haciendo ademanes de diva.


- Y… ¿Qué haréis con la relación cuando se vaya?... Porque ya sabes que en unas semanas vuelve a TwinBrook... - le recordó Anne.


Fiona se quedó pensativa por unos instantes mientras su estómago se retorcía de la impresión y un calor seguido de frío corría por su cuerpo al oír esas palabras, pero antes de que pudiera decir algo, Rose habló de nuevo...


- Pues hija, yo no sé qué más hacer para que tu hermano se fije en mí. Soy una de las más guapas y tengo el mejor cuerpo de Bridgeport – dijo acicalándose con ondulantes movimientos presuntuosos.


- ¡¿Habéis visto ese rayo?! - la interrumpió Anne.

- Sí – afirmó Fiona – Ha sido aquí al lado, ¿no? - se extrañó alzando la cabeza para echar un vistazo hacia la zona donde parecía haber caído.

- No cambiéis de tema – reanudó Rose – El caso es que... Yo creo que le gusto pero no se atreve... - insistió esperando una respuesta consejera por parte de sus amigas.

- La verdad es que es muy raro que no le atraigas... si cada dos por tres le encandilas con tus prominentes atributos... - dijo Anne con tono chulesco.


- Tú me tienes envidia, chica... - le reprochó – No me extraña, con la cara que tienes... por no hablar de tu mal gusto para vestir... - le dijo cruelmente.
 

- Eso es lo que te crees, que todo el mundo te envidia... La vida no se basa en lo que tú piensas ni da vueltas a tu alrededor. Ya envejecerás y te enfrentarás a la cruda realidad,  niñata consentida... - le inquirió Anne sin cortarse un pelo acercándose a ella con relativa agresividad.

- Pero chicas. Chicas... Por favor, no me arruinéis la noche... ¿Aún no sabéis que el secreto para conquistar a los tíos está en hacerles ver que pasas de ellos? - preguntó retóricamente poniendo voz melosa – Ese es tu gran fallo, Rose. A mi hermanito le molan los retos – le dijo guiñándole un ojo - Por cierto, ¿dónde se han metido estos? Tardan demasiado, ¿no creéis? - preguntó.

- Vete a saber, como va Albert no me extrañaría si me dijeran que se ha caído al río y se está ahogando ahora mismo... - dijo Anne riéndose mientras Rose le hacía un gesto de burla.

Y es que llevaban “orinando” quince minutos aproximadamente y las chicas se estaban impacientando...

En ese momento, se comenzó a oír el murmullo de éstos, que volvían hacia el lugar donde tenían su pequeña fiesta particular.

- ¡Míralos, ahí vuelven! - exclamó Rose dando un pequeño saltito mientras señalaba hacia ellos.


- ¿Qué lleva David en los brazos? - preguntó extrañada Fiona frunciendo el ceño sin retirar la vista de él.


- No tengo la más mínima idea... - respondieron las otras dos casi al unísono.

- ¿Qué llevas ahí, David? - preguntó Fiona dando unos pasos hacia ellos para curiosear intrigada - ¿No será un bicho raro que te has encontrado? - se le ocurrió preguntar.

- Es una chica que hemos encontrado en la rivera – se explicó David casi sin mirarla a la cara y manteniendo el paso, pues buscaba llegar cuanto antes a la carretera y pedir auxilio al primero coche que pasara.

- ¡Oye, déjame verla! ¿Está viva? - preguntó Fiona con gran interés y cierto recelo.

- Sí, está viva pero no sé si aguantará mucho más. Tenemos que buscar rápido ayuda de alguien que la lleve al hospital... – la interrumpió de nuevo mientras corría hacia un coche y le hacía señas para que se detuviese.


Finalmente logró que el conductor parase la marcha y accediera a llevarles al hospital.

- ¡Os veo en el hospital! - Les voceó David antes de meterse en el coche con la chica y desaparecer en la siguiente curva.

Fiona se quedó “planchada”. Una tía, que vete a saber quién era, le había fastidiado la noche...


- Parece muy interesado en esa chica, Albert... ¿Quién es? ¿Alguna conocida vuestra? - preguntó a su hermano atolondrado por el efecto del alcohol.


- Que va... Es una tía en pelotas cubierta por resbaloso barro... - respondió éste – y se la ve que está buena, oye... - añadió, aumentando, sin darse cuenta, el recelo de su hermana hacia la desconocida.

- Desde luego hermano... más gráfico no puedes ser... - refunfuñó.


Tras unos segundos de silencio, Fiona decidió ir hacia el hospital para saber algo más sobre la identidad de la misteriosa chica y rescatar a su novio.

- ¿A dónde vas? - le preguntó Rose.

- ¿Tú qué crees?... ¡Pues al hospital! - le respondió ésta con cierta rabia mientras caminaba aumentando gradualmente la marcha.

- Menudo genio tiene la tía... - susurró Stephan, el tercer chico de la pandilla.


Y todo el grupo se puso en marcha hacia el hospital.

*******

En aquel coche en marcha y a toda velocidad, estuve entre sus brazos.

El aliento de su respiración me impregnaba de tranquilidad, aunque paradójicamente esa respiración era acelerada y nerviosa... Deseé quedarme con él para siempre.


Estuvo hablando con quien parecía conducir el automóvil contándole exaltado lo que había sucedido y cómo me había encontrado, pero al tiempo, sus dedos se enredaban en mi pelo acariciándolo suavemente y eso me reconfortaba.

De repente, el coche frenó en seco y me portó en sus brazos hasta lo que noté que era una camilla o colchón, y allí perdí el contacto físico con él.

Un montón de voces distintas empezaron a echárseme encima, hasta también desaparecer su voz. Me estaban alejando de él y no quería... Casi sentía que no podía vivir sin él.

Empecé a desasosegarme cada vez más, y mi respiración comenzó a perturbarse. Me faltaba el aire y miles de comentarios preocupantes volaban a mí alrededor. Me dolía el pecho como si fuera a explotarme y debieron inyectarme algo, pues noté algo punzante clavándose en mi brazo…

Me ahogaba... Moría...

*******

http://reminiscenciasdelfuturo.blogspot.com.es/2013/12/capitulo-1.html

http://reminiscenciasdelfuturo.blogspot.com.es/2013/12/capitulo-3.html

3 comentarios:

  1. Me encantan las expresiones faciales de Fiona. Y ese detalle del rayo... me pregunto si será algo importante más adelante...

    Ah, y lo de usar narradores múltiples... en principio parece un enfoque interesante... :-D

    ResponderEliminar
  2. Hola! Tras leerla del tirón me intriga, jejeje. A ver que pasa con los celos, me da que David se ha metido en un lio con el caracter de Fiona.

    ResponderEliminar
  3. Hola chicas!

    Os agradezco vuestros comentarios, porque me animáis a seguir con la historia.

    Marta te fijas en todos los detalles, jejeje ^^

    Vampy me temo que tienes toda la razón... David va apañado con Fiona...

    Besos!!

    ResponderEliminar