sábado, 7 de diciembre de 2013

Reminiscencias del futuro - Prólogo


"AÑO 2.156"

Era por la tarde, cerca de las seis y media, cuando ambas amigas salían del edificio charlando.


Dicen que el Director está terminando el Cronus – comentó una.

No me lo puedo creer, mira que se ha tirado tiempo sin conseguirlo… – respondió la otra – El pobre… Además, por lo visto, ella le está engañando con el supervisor. Con lo buena persona que es... – cotilleó.

¡No me digas! – exclamó asombrada la otra.


Eso me contó hace unos días la secretaria… – se explicó.

De repente, el cuerpo del Director, cayó estrepitosamente precipitado desde los cielos produciendo un fuerte y seco golpetazo en la acera delante de ambas y de todos los que por allí deambulaban en ese momento.

Una de ellas se agachó con cautela, y casi miedo, al cuerpo del Director, para tomarle el pulso... 


Tamaña tontería, estaba muerto, casi en el acto, con la mirada perdida y una lágrima saliendo del ojo recorrió su pómulo hasta llegar a la gris acera.

Su reacción, al tiempo que la del resto de gente que se hallaba cerca, fue mirar hacia arriba, buscando una posible explicación. 

Y allí estaba ella, con la cara desencajada, mirando cómo el cuerpo de su esposo yacía en el suelo de la calle.


¡Ha sido ella! – empezaron a chillar señalándola – ¡Ella lo ha empujado desde el balcón! – se unía más gente gritando alborotada.
Con el revuelo empezó a entrar gente en el edificio para interesarse por lo sucedido y a la vez denunciar lo que habían visto.

Los guardias se activaron rápidamente desplegándose toda una red de Agentes de la Guardia por la construcción para evitar que la supuesta culpable escapase.

Se apresuraron a subir hasta el lugar del suceso, en la última planta, intentando tomar el control de la situación lo antes posible para hacerle pagar por tal atrocidad, según su estricto código de actuación.

Todo está grabado, ¿verdad? – preguntó uno de los guardias, novatillo, mientras subían a otro más veterano.

El dispositivo de vigilancia del laboratorio está en otro emplazamiento distinto al resto. Esperemos que el culpable de todo esto no supiera donde está ubicado, cosa que me parece imposible, pues tiene toda la pinta de haber sido su esposa..., o peor aún... Que al director no se le ocurriera desconectarlo como otras veces ha hecho... – respondió con preocupación.

¡Venid! ¡Ha sido ella! ¡Le ha empujado por el balcón! ¡Lo ha matado! ¡Corred malditos! – se escuchaba detrás de la puerta del laboratorio más fuerte a medida que se aproximaban a ésta.

Al introducir la contraseña de acceso al laboratorio observaron que allí no había nadie. Ni rastro de ella.


Buscad al supervisor, lo hemos oído al acercarnos al laboratorio – informó el Capitán de la Guardia.

No se encuentra en ningún sitio, señor – contestó casi automáticamente uno de sus hombres que ya se había encargado de ir a darle notificación – Además, señor, el dispositivo de grabación del laboratorio no se encuentra en su lugar. Tampoco el de las cámaras adyacentes – terminó.

Quien haya sido tenía bien planeado la atrocidad que marcará, sin duda, un antes y un después en esta ciudad para siempre… – susurró el Capitán.

*******

http://reminiscenciasdelfuturo.blogspot.com.es/2013/12/capitulo-1.html

3 comentarios:

  1. ¡Hola! :-D Acabo de empezar a leer tu historia, y, wow, el prólogo empieza potente. Un suicidio/asesinato que marcará un antes y un después... hmm, qué intriga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa por pasarte y comentar.

      Es un honor para mi que disfrutéis leyendo la historia. Espero que os gusten los sucesivos capítulos.

      Besos enormes y esperando desquiciada a que nos pongas el capítulo 15 de "Unos ojos marrones" en español :)

      Eliminar
    2. Tus deseos son órdenes... ;-). Pero, mujer, ¡¿desquiciada?! :-O

      Besos

      Eliminar